Que tu “Si” sea si y tu “No” sea no. El arte de decir “Si” sin miedo y “No” sin culpa



Es común en la práctica del coaching de vida , tanto en mujeres como en hombres y en la vida en general encontrar incongruencias entre lo que se piensa, se dice y se hace.

Cómo lograr que nuestro “Si” sea si y nuestro ”No” sea no?

Quizás pocos nos ponemos a pensar en esto, pero es causa de mucho malestar que luego se manifiesta en nuestros cuerpos físicos con dolencias que también queremos pasar desapercibidas: dolores de cabeza, de estómago, musculares y cuánto más dolores en el alma, esos que se acallan por fuera pero por dentro no dejan de inquietar y de gritar.

Para que todo esto deje de suceder necesitamos darnos cuenta que para que haya congruencia entre nuestro “si” pensado y dicho y el “no” pensado y dicho, necesitaremos desmontar algunos hábitos que en ocasiones aprendimos desde pequeños y que en nuestro proceso de socialización no ajustamos apropiadamente.

Decir “Si” sin miedo y “No” sin culpa requiere de entrenamiento consciente.

Como mucho de nuestro aprendizaje respecto a decir “si” y “no” lo obtuvimos del ensayo y el error quedaron envueltos en el proceso nuestra autoestima, aceptación propia, aún nuestra dignidad . Si recibimos contundencia en las reacciones de nuestros cercanos y las leímos como rechazo, condenación , etc. aprendimos a callar, a ceder, a no manifestar nuestra opinión y a decir “Si” para agradar a otros. O nos atrevemos a decir “No” pero con tanta condenación que se convierte en un tormento.

Y luego seguimos repitiendo ese patrón de por vida, aún cuando eso vaya en contra de nuestros propios sentimientos y emociones y ya en la adultez lo podamos ver frente a nosotros y no saber cómo cambiarlo.

¿Cómo cambiarlo?

Conociéndote a ti!

Necesitaras establecer unos límites claros y conscientes, mientras te entrenas.

Niégate a responder de inmediato. Tómate tu tiempo, sea para dar tu si o tu no.

Ese tómate tu tiempo es un tiempo activo, es decir, lo usarás para pensar en los escenarios que traerá ese sí o ese no. Y cómo te sentirías basado en los efectos que traería a tu vida , siendo tu bienestar el centro de la decisión.

Luego, comunicas oportunamente tu decisión.

Comunicar no significa dar una explicación de por qué decidiste optar por el “si’ o por el ‘no”.

Advertencia: Este proceso no aplica si te están pidiendo matrimonio!



Al principio, habrá una tendencia a seguir haciéndolo como de costumbre, con el tiempo te entrenarás y será más fácil al punto que ya no necesitaras ese tiempo porque conocerás muy bien tus propios límites. Límites claros , prácticos y funcionales que jugarán a tu favor.

Esto te va a costar algunas relaciones, a algunos no les gustará que hayas cambiado y forzarán o intentarán forzarte con sus acciones y contundencia en reacciones a que vuelvas al modelo pasado. De ti depende si vale más tu respeto propio y dignidad o ser complaciente?

Pasado este punto te darás cuenta que re establecidos los límites tu te respetas y habrás ganado el respeto de los que te rodean. Y los que no , se alejarán. Eso dará lugar a que te relaciones más sanamente con otros.


Por qué decir “No” a veces le acompaña la culpa?

Decir “No” puede hacernos ver como los malos de la película y algunos no están dispuestos a pagar el precio. Sobre todo si tradicionalmente fuimos complacientes y de nuestra boca siempre salía un “Si”. Créeme , fui una de ellas y si se puede salir de ese patrón tóxico.

Con la experiencia he podido entender que la culpa se vincula a que el “no” lo relacionamos con la carencia , con la prohibición, con restricciones y aun a nuestra incomodidad de haber dicho siempre “Si” . El “No” en algunos contextos de la vida pueda significar exactamente lo contrario, la lectura inconsciente del cerebro nos limita a usarlo a nuestro favor.

El riesgo más grande que he visto en las personas que están tratando de dejar atrás el viejo esquema y adherirse a las bondades del nuevo es que algunas pierden el balance, se van a otro extremo y ahora dicen “No” a todo , “No” porque no, etc. A pesar de eso, es mejor correr el riesgo y corregir en el camino y no quedarse para siempre haciendo la voluntad de otros. Para lo cual recomiendo busques los servicios que un coach profesional que puede darte herramientas valiosas , muy aplicables a ti y el acompañamiento necesario para vencer en esta área de tu vida.





Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

CONTACTO

¿Deseas saber más sobre el proceso de coaching o lo que tu coach puede hacer por tí específicamente?

Envía en mensaje con tus datos y tus comentarios, Gloria se contactará personalmente contigo para conversar más sobre el tema que necesites.

  • Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • Google+ - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle
  • Pinterest - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle